dispositivo artístico-didáctico-decolonial

Para determinar un formato en el diseño de Danzas Furiosas hago uso del término “dispositivo”. En una entrevista concedida en 1977 por el filósofo Michael Foucault este responde con una descripción, sin embargo esta descripción tiene tres niveles de problematización donde menciona que:

  • El dispositivo es una red: es decir, un conjunto decididamente heterogéneo que comprende discursos, instituciones, instalaciones, decisiones reglamentarias, leyes, medidas administrativas, etc.
  • La naturaleza de la red: Es decir sería el juego, vinculo o modificación de estos elementos heterogéneos.
  • El dispositivo y el acontecimiento: Esto se podría entender como si fuese una especie de formación que tiene la necesidad de responder a una emergencia en concreto.

Pero en estricto rigor, la palabra dispositivo designa a un mecanismo dispuesto para obtener un resultado automático. En semiótica, se llama dispositivo a cualquier clase de estructura formal configurada de tal manera que pueda recibir datos y transformarlos.

En el ámbito de las artes visuales, fue Jean Louis Baudry quién introdujo este concepto, en 1975, en uno de sus artículos, titulado Le Dispositif, dedicado a la teoría del espectador cinematográfico. Su estudio, apunta desde una perspectiva metapsicológica, a la impresión de la realidad provocada por el dispositivo cinematográfico.

Desde su punto de vista, el dispositivo artístico corresponde a una variada cantidad de aspectos que regulan la relación del espectador con la obra, por lo que tiene, necesariamente efectos sobre quién recibe esta última; efectos que apuntan al espectador como individuo.

Con esto la noción de dispositivo artístico, se ha desplazado también a la reflexión y práctica en otras áreas de las artes, por lo tanto, es así como se puede aplicar el concepto de dispositivo artístico para designar el amplio conjunto de elementos tanto materiales como de producción, que hacen posible la existencia de una pieza u obra y su encuentro con el espectador. Como parte del dispositivo artístico, se consideran en especial los medios y técnicas de producción de la obra así como su modo de circulación.

El desplazamiento del concepto de dispositivo artístico a otras manifestaciones del arte, coincide de manera importante con la aparición, hacia la primera mitad de los años 70´s, de un tipo de obras visuales que solían ocupar un espacio de la galería e introducían a él innumerables y diferentes materiales no tradicionales en la historia del arte, incluso hasta el propio cuerpo del artista.

Este fenómeno inaugura una época en que, según Ignacio Villegas “la estética de las ideas reemplaza a la estética de las imágenes”, lo cual obliga a la ampliación del léxico tradicional respecto al arte y a la inclusión de nuevos conceptos adecuados para referirse a este tipo de obras emergentes en que la idea cobraba importancia fundamental.

¿Qué relación o posibilidades podemos encontrar entre el aula y el espacio artístico?, ¿no sería pertinente empezar a nombrar nuestro ámbito como escenarios educativos?

Dando un salto hacia atrás, la naturaleza de la red hace que para determinar el diseño de Danzas Furiosas haga uso del término “dispositivo”, por que mas bien este tiene que ver con anteriores reflexiones y conjunto de alternativas de procesos, encontrando un apoyo en La Pedagogía de la potencia y didáctica no parametral donde Estela Quintar (2009) argumenta que:

“...indudablemente Foucault le da a este término una gran riqueza de significados que nutren su comprensión sobre todo en el ámbito de las ciencias sociales. Sin embargo, sin dejar de observar estos aportes, el uso de este concepto está más vinculado a su función como sustantivo.

Algo de lo que ya Baudry llegó a concluir en sus anteriores aportaciones. Es así que desde la perspectiva de la pedagogía no parametral se enuncia, que un dispositivo didáctico es un artificio que tiene como función articular, conectar, poner en movimiento sistemas orgánicos, materiales o simbólicos.

En este sentido el dispositivo didáctico es mucho más complejo que un instrumento (sin dejar de serlo), pues su complejidad radica en su función de “bisagra” entre mundos simbólicos y/o sistemas materiales u orgánicos.

Es así que me agencio para Danzas Furiosas este instrumento hibridizándolo como dispositivo artístico-didáctico-decolonial, bajo su condición de bisagra para sincronizar conexión entre saberes y movimiento. Dando pertinencia a este concepto en la práctica, justamente como un artificio activador de procesos subjetivos, intersubjetivos y situacionales.

Por lo tanto, desde esta inquietud me parece pertinente usar este concepto como activador de procesos, más que palabras que conllevan connotaciones de instrumentalización o de orientación militar, tales como: estrategia, táctica, objetivos….propias de la pedagogía positivista.

El empleo de la Didáctica No Parametral a través de la subjetividad, busca la propia reflexión como puente para llegar a la problematización de la realidad siendo parte fundamental en la relación sujeto-sujeto. Es por eso que la Didáctica No Parametral nomina como violencia a esas formas de enseñanza en las que un sujeto se adueña de la “verdad” y el otro se convierte en “depositario” de esa verdad, sin saber por qué aprende. Existiendo aquí un actividad decolonizante en las personas actuantes del proceso de enseñanza-aprendizaje. Por lo tanto Danzas Furiosas se compondrá de 3 dispositivos artístico-didáctico-decolonial:

  • La Didactobiografía.
  • La Rizomagenealogía.
  • El Manifiesto encarnado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s