Intencionalizar el diseño curricular.

Danza Furiosas se desarrolla como un proyecto de investigación artística-pedagógica con la finalidad de posibilitar una práctica decolonial mediante el coaprendizaje1 más allá de la imposición de autoridades epistemológicas y concretándose la elaboración de dos cajas de herramientas pedagógicas como resultado de la investigación en el colectivo de Les Empiricxs.

Es por tanto que mi implicación en el diseño del proyecto no se posiciona desde la injerencia, sino más bien desde la mediación y en este caso, participando con el cuerpx dentro de la misma. Es decir, con el cuerpx en la práctica busco desplazar y neutralizar mi figura como pedagogx o autoridad, acercándome hacia el lugar a donde me interesa llevar la representación y mi ejercicio profesional.

Intenciones Formativas Generales.

Tradicionalmente estamos buscando establecer objetivos en un proyecto educativo, pero en su lugar a continuación lo que hago es desarrollar los motivos por los cuales hago uso de las intenciones. Las intenciones formativas deben tener en cuenta tres configuraciones humanas, en este sentido, según De Zubiría (2011) citado por Ortíz (2017), las intenciones formativas se caracterizan de tres tipos de competencias humanas: cognitivas, práxicas y socioafectivas. Por lo que en correspondencia, las intenciones formativas pueden ser de tres tipos; cognoscitivas, procedimentales y valorativas. Es decir: conocer, hacer y juzgar.

Las intenciones formativas generales entonces, son el componente rector de este proceso pedagógico. Comúnmente se habla de metas u objetivos, otras veces se refieren a logros o aspiraciones, en ocasiones se habla de resultados esperados, por eso las siguientes intencionalidades formativas generales de este proyecto bajo esta premisa las defino en:

  • Indagar en torno a las fuentes discursivas y epistémicas de la producción cultural en la danza.
  • Desencadenar un proceso crítico junto a personas participantes: artistas, agentes culturales y vecinos.
  • Desarrollar una obra que incorpore las investigaciones colectivas de este proceso de investigación.
  • Continuar una línea de trabajo que aborda la producción cultural en la danza como un ámbito permeado por la crítica y el pensamiento.
  • Producir una obra que en su mismo proceso de investigación y producción problematice y genere diálogos y herramientas para la comunidad artística.

Intenciones Formativas Específicas.

Por otro lado es posible encontrar en las instituciones educativas que también se formulan objetivos por áreas de trabajo. En este caso estos objetivos transversales tienen la función de incentivar en los profesores de las diferentes áreas, el conocimiento, la apropiación y el compromiso de la necesidad para el adecuado manejo y aplicación de los mismos, acercándose con ello a la propuesta humanista declarada en la fundamentación pedagógica del modelo que critica la fragmentación curricular y propende por un enfoque más holístico.

De tal manera que en este proyecto hago uso de las intenciones formativas específicas, que se redactan mediante el uso del tiempo presente subjuntivo y en tercera persona, anunciando una finalidad o impacto, en lugar de usar la tradicional redacción de los objetivos. Para explicar su uso me apoyo en el enfoque humanista, precisada por Hamachek (1987), según Ortíz (2017) donde menciona que las intencionalidades pedagógicas:

Contribuyen a que los estudiantes se reconozcan como seres humanos únicos e irrepetibles, y fomentan el desarrollo de la individualidad, la identidad, las potencialidades y capacidades de los estudiantes.

El ejercicio de clarificación de las intenciones formativas específicas lo he contemplado desde la fase inicial del proyecto. Pero he dejado un espacio creando condiciones en el proyecto y en el corazón de la acción para definir metas y finalidades. Estas pueden ser por lo tanto emergentes. Según Sauvé y Panneton (2003) indican que, la taxonomía de las intenciones pedagógicas específicas se refiere a los resultados esperados:

  • A muy largo plazo (horizonte indefinido): la (o las) finalidad(es).
  • A largo plazo: la (las) meta(s).
  • A medio plazo: los objetivos generales.
  • A corto plazo: los objetivos específicos.

Para Danzas Furiosas se verá que las intenciones a corto plazo son más precisas y numerosas que los objetivos generales. Cada intencionalidad corresponde a un resultado esperado al término de cada una de las etapas en la práctica y buscan el logro de las intenciones formativas generales. En las intenciones pedagógicas (descritas más adelante) encuentro un coaprendizaje en forma de acción a ser realizada por las personas participantes, y que por medio de las condiciones de realización el nivel de logro refleja un énfasis en el proceso, sin que ello signifique abandonar o subvalorar la intención de resultados concretos.

Intenciones Pedagógicas.

Para Danzas Furiosas, se ha requido construir sus intenciones pedagógicas para desarrollar los indicadores de desempeño de las competencias para que al término del proceso, se vea el nivel de logro alcanzado de éstas. Mientras como dice Espinal (2012):

la construcción de competencias es factible en el diseño curricular o para la constatación de un proceso educativo: lo deseado y en la medida en que se ha logrado respectivamente. Esto es muy claro cuando se determinan perfiles de desempeño, lo que debe saber hacer y cuánto lo sabe hacer.

Es importante recalcar que en la construcción de las intenciones pedagógicas, se abandera la propuesta como algo que no es seguro que se logre o lleve a cabo. Es decir, que sólo es probable que suceda quedando en la incertidumbre del proceso el nivel de logro de tal proposición. Y esta es la principal diferencia con la competencia: su incertidumbre. De modo que me apoyo en lo que argumenta Ortiz Ocaña (2017):

De cualquier manera, lo más importante en este sentido, desde el punto de vista del diseño curricular, es no limitar nuestras acciones a la formulación de objetivos, sino integrar las competencias en la declaración de las intenciones formativas, y hacerlo no sólo desde una mirada intelectual y cognitiva.

Mientras la competencia sentencia algo que se debe saber hacer y presume en qué cantidad, la intención pedagógica sólo lo presenta como una posibilidad de logro que tendrá que ser constatado a través de la valoración de los aprendizajes esperados de donde surge su formulación. Si bien, tanto la intención pedagógica como la competencia comparten las bases epistemológicas del constructivismo, cada una tiene una meta diferente y corresponde a acciones diferentes en los ámbitos educativos. La intención pedagógica en el camino, la competencia o su indicador, en el fin.

1Es un proceso en el cual se rompen las metodologías propias de los sistemas oficiales de la educación formal, en los que no se distinguen o diferencian los sujetos en su relación con los otros como enseñantes o enseñados. Entre todxs generan un estado de convivencia donde el conocimiento y el aprendizaje se produce por una relación de intercambio no jerarquizado. Consultado de: http://subtramas.museoreinasofia.es/es/anagrama/co-aprendizaje

Un comentario en “Intencionalizar el diseño curricular.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s