Sistema educativo sueco: Individualización

Suecia es una democracia parlamentaria que se constituye como monarquía constitucional, algo muy similar con España. Este Estado independiente del norte de Europa, con una superficie de 449.964 km2 (incluidos los 39.035 km2 correspondientes a los grandes lagos), es el más grande de Escandinavia. La población total es de 8.937.119 habitantes, con una densidad de población de 21’3 personas por km2. La mayor parte de la población se concentra en las grandes ciudades, siendo el 83’9% de la población totalmente urbana. Con esto encuentro que la responsabilidad principal por la instrucción pública de Suecia recae sobre el Gobierno y el Parlamento. Siendo el Estado el que define las metas fundamentales de la educación escolar y sus directrices, mientras que los ayuntamientos responden de la puesta en práctica de esas normas. Actualmente el sistema de educación sueco ha venido evolucionando hacia una descentralización de las decisiones pero, en el ámbito nacional, casi todas las actividades educativas son de competencia del Ministerio de Educación y Ciencia.

Bajo esta información doy pasos atrás para ubicar qué sucede desde la escolaridad obligatoria en el sistema educativo sueco; la cual funciona desde el primer curso al noveno, sin diferenciación como un principio que va contra la políticas generales de las escuelas. Descubriendo que se verán implicadas a nivel macro curricular las ideas sobre la individualización, en virtud de las cuales los estudiantes reciben apoyo personalizado para lograr lo mejor que puedan dentro de este periodo académico. Según la experiencia que comportan los 50 años de escolaridad obligatoria sueca, demuestran que los temores e inseguridad no tienen cimiento, y para ello se validan en varias pruebas de aptitud internacionales a los estudiantes suecos de las cuales han obtenido buenos resultados. De tal modo que los alumnos ya desde la escolaridad obligatoria dialogan con los profesores en relación a su progresión académica de una manera más seria que en la interacción cotidiana, esto a través de conversaciones que se mantienen entre el profesor, el estudiante y los padres una vez cada medio año, denominadas Plan de desarrollo personal.

En cuanto a las evaluaciones, las notas se dan desde 6º. Por otro lado, se realizan pruebas por asignaturas, que son nacionales y obligatorias, en los cursos 3º, 6º y 9º de la educación obligatoria para evaluar el progreso de los alumnos; y con las notas finales de 9º curso solicitan plaza en bachillerato. He aquí otra diferencia: las notas cuentan desde los primeros niveles, por lo tanto las calificaciones del equivalente a la ESO importan a la hora de acceder al bachillerato. En otras palabras, los alumnos deben tomarse en serio sus estudios desde cursos antes que en España, para quienes son los dos cursos de bachillerato los únicos que decidirán su futuro. Este es uno de los factores que quizá incidan con mayor fuerza en el respeto y la responsabilidad que caracteriza a los principios de este sistema educativo.

A grandes rasgos la cultura académica sueca se basa en un modelo de enseñanza que favorece el aprendizaje a través del reconocimiento. Los profesores se apoyan en el compromiso de los estudiantes en la toma de la responsabilidad de su propio aprendizaje y desarrollo, con estilos de enseñanza orientados a permitir el análisis crítico de los contenidos del curso, conformados por situaciones del mundo real e información práctica; situando al trabajo en grupo también como una práctica común, cuya intención es obligar a los estudiantes a aprovechar lo que han aprendido de forma independiente para facilitar una investigación conjunta.

Esta cultura académica, según la últimos datos, se encuentra respaldada por una fuerte inversión total en investigación y desarrollo educativo que asciende al 7’7% del PIB durante 2016, con mayor concentración en la educación básica y mucho menor en la superior, comportando una de las cifras más altas entre los países de la OCDE. Esto se traduce en una obligatoria asistencia a conferencias, un diversificación y formación continua del profesorado y en formas de relación profesor-estudiante más horizontales para discutir su formación en discusiones con confianza, y siempre fundamentando su argumento. Por último, cabe mencionarse que dentro de los valores suecos se toman en cuenta la innovación y las nuevas ideas, buscando que la comunidad estudiantil se aventure con nuevos modos de pensamiento y enfoques críticos hacia los contenidos de los cursos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s